15 de Enero, llegamos a la mitad del primero de los meses de este año 2018 que acabamos de estrenar y tan solo faltan 68 días para el Domingo de Ramos.

Dejamos atrás las fiestas navideñas acercándonos, cada vez más, a la ansiada cuaresma para hacer lo que más nos gusta: rezar con la música. Atrás queda ya el primer año de este proyecto que iniciamos con David Peragón como director musical, en la búsqueda del estilo que siempre ha caracterizado a La Estrella. Un año en el que se comenzó el montaje del repertorio desde cero y en el que hemos reformado nuestro local para disponer de un aula musical de ensayo, insonorizada y climatizada.

Repertorio al que este año hemos añadido algunas marchas bastante conocidas, como “Al Cristo de los Estudiantes”, “Entregado a su Pueblo”, “Jesús del Prendimiento”, “Oh, Pecador”, “Oración” o “Reina de mi Amargura”, y otras composiciones propias, como “Amado Discípulo”, “De tu Mano, Padre”, “In Memoriam”, “Sueños de Luna Gitana” y “Un Suspiro al Alba”.

Y, ¿cómo se presenta esta cuaresma para un músico de La Estrella? Resumiendo en una palabra: ILUSIÓN

Ilusión… por tener un buen grupo de personas y amigos con quien trabajar codo con codo para hacer música, compartiendo nuestra pasión.

Ilusión… por preparar el grandísimo homenaje que le debíamos a un músico de nuestra banda que hacía más falta en el cielo que en la tierra y que tendrá lugar el 3 de Febrero.

Ilusión… por estrenar las nuevas piezas musicales que con tanto mimo hemos trabajado durante tantas y tantas horas de ensayo.

Ilusión… por volver a disfrutar de nuestras bromas y chistes en viajes de autobús, para tocar en certámenes y compartir fabulosos carteles con bandas compañeras y de primer nivel como: Los Gitanos, Tres Caídas de Triana, Las Cigarreras (de Sevilla) o La Pasión (Linares).

Ilusión… porque el Domingo de Ramos, en Calle Llana, no podamos dejar los pies quietos en el suelo mientras buscamos las caras de nuestros amigos y, con ellas, esa tranquilidad que necesitamos hasta que se escucha “¡Dale Raúl! ¡Que nos vamos!”.

Ilusión… por ponernos el traje de gala, coger nuestro instrumento y escribir otro año más, el de 22, en la historia de “La Estrella de Jaén”.

¡A disfrutar de estos ensayos y de su fruto! Porque viene la cuaresma, viene la música, viene la ilusión… viene “La Estrella”.

Añade tu comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies